Cómo Combatir Con La Ansiedad Y El Estrés En Los Niños

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Los estudios indican que hasta un 20% de todos los niños en edad escolar experimentan síntomas de ansiedad. El estrés está en otra categoría, y se estima que un 100% de nuestros niños experimentan estrés en una forma u otra a lo largo de sus años escolares.

El estrés puede debilitar el sistema inmunológico de un niño y causar enfermedades -al igual que en los adultos. Es importante que los niños duerman lo suficiente y coman bien para que el sistema inmunológico se mantenga fuerte -y a pesar de que el estrés es inevitable, se puede hacer frente a él de manera física.

Una parte esencial de enseñar a sus hijos cómo lidiar con el estrés y la ansiedad, es dando ejemplo al niño. Si llegas de un día duro de trabajo y de inmediato te pones a beber licor para “relajarte”, los niños van a aprender que está bien aliviar el dolor en lugar de enfrentarlo.

Un cóctel en la noche está bien, pero no lo uses como una respuesta para tus propios problemas de ansiedad. Cuando tu hijo te ve que lidiando el estrés mediante la relajación y otras técnicas, aprenderá una gran lección de supervivencia.

Reconocer los síntomas del estrés y la ansiedad en los niños es el primer paso para ayudarlos. No son completamente diferentes de los síntomas cuando los adultos experimentan estrés.

La depresión y los ataques de pánico pueden derivarse de un exceso de estrés tanto en adultos como en los niños, por lo que es importante reconocer los primeros signos de un problema mucho más grave.

 

¿Cuáles son los síntomas de la ansiedad y el estrés en los niños?

La mayoría de los adultos han experimentado estrés con el pulso acelerado, sudando frío en grandes cantidades y haciendo inhalaciones cortas. Si bien podemos conocer y entender lo que está pasando, a veces los niños no lo entienden -y pueden ocultar los síntomas o no saben cómo verbalizar lo que padecen.

Los síntomas del estrés pueden pasar inadvertidos porque a tu hijo le falta el vocabulario o no entiende lo suficiente lo que le está pasando para hablar de esto contigo.

Es importante que mantengas una línea de comunicación abierta y fluida con él para que pueda aprender a comunicar sus sentimientos y pedir ayuda. Estos son algunos de los síntomas de estrés que puedes notar en tu hijo:

  • Síntomas físicos del estrés en los niños: los síntomas físicos podrían aparecer en tu hijo en la forma de dolores de cabeza, dolores de estómago, pérdida de apetito o cambios en la forma en que come, orinarse en la cama y la falta de sueño.

Después de asegurarte de que no exista una enfermedad que esté causando el problema, puedes suponer que hay algo estresante sucediendo en la vida del niño. El estrés puede transformarse en ataques de pánico, lo cual puede incluir síntomas de estrés más manifiestos.

  • Síntomas de comportamiento por estrés en los niños: el comportamiento de tu hijo es una buena manera de medir si está experimentando estrés y ansiedad. Actuar de una manera agresiva podría ser una forma en la que un niño trata con el estrés.

Terquedad, llanto, ira y el intento de controlar las situaciones por las que pasa, también son problemas de comportamiento que pueden ser identificados con precisión como síntomas de estrés en un niño.

  • Temores irracionales: una señal de alerta que puede identificar el estrés en los niños es que estén expresando temores irracionales. Por ejemplo, un simulacro de incendio típico en la escuela podría provocar que el niño llegue a ser presa del pánico, gritando y expresando su temor acerca de un incendio real, a pesar de saber que se trata de un simulacro.
  • Tristeza extrema: si tu hijo parece demasiado triste por una situación o constantemente se preocupa por los “qué tal si” de la vida, puede experimentar estrés y ansiedad en su vida. La muerte de una mascota o de un miembro cercano de la familia, puede desencadenar síntomas de tristeza que duran mucho tiempo y ser difíciles de superar por el niño.

Estos síntomas o los cambios en el aspecto físico o el comportamiento de tu hijo deben considerarse señales de alerta de que puede estar sufriendo de estrés y ansiedad en su vida. Vigila de cerca a tu hijo atentamente para asegurarte de que no se vuelva algo tan fuera de control que le haga daño a la salud mental y física del niño.

Continue leyendo  Tipos de Ansiedad en los Niños

Facebook Comments
css.php