Información Sobre Ataques De Ansiedad

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

Si tú o alguien que te importa está sufriendo de ataques de ansiedad, la siguiente información puede ayudar mientras les ofreces tu apoyo. La mayoría de la gente diría que la ansiedad es sólo un sentimiento y nada más. Si bien es cierto que es un sentimiento, hay un poco más involucrado que solo eso.

La ansiedad es lo que experimentamos cuando nos sentimos estresados. La ansiedad no es una emoción mala. Podemos sentirnos así cuando tenemos un neumático pinchado y necesitamos que lo arreglen. Podemos estar ansiosos cuando sabemos que tenemos que ir al dentista, también cuando tenemos que ir a trabajar y quedamos atrapados en medio del tráfico en la hora pico.

Así que, ¿cuándo se convierte la ansiedad en algo que tenemos que enfrentar y resolver? ¿Cuándo se llega al punto en que el miedo es abrumador, posiblemente irracional, y nos deja paralizados? La mayoría de las veces, la ansiedad va de la mano con una reacción física.

La ansiedad se presenta y la sentimos en nuestro cuerpo. Las salas de emergencia en todos los Estados Unidos reciben pacientes que llegan de urgencia para ser examinados pensando que tenían un infarto, solo para escuchar que estaban experimentando un ataque de pánico. Ataque de pánico es otro término para cuando experimentamos un ataque de ansiedad. La preocupación del paciente es correcta, ya que puede parecer un infarto. Los dolores en el pecho pueden ir acompañados de falta de aire, sudoración y un latido del corazón rápido o taquicardia.

Cuando se vive con ataques de ansiedad, la información sobre cómo tratar con ellos puede ser beneficiosa para la salud mental y física. Cuando sientas temor con un nudo en el estómago, toma un momento para meditar por qué sientes ese temor. ¿Puedes identificar una razón?

Si no puedes encontrar una razón, tal vez estés teniendo un ataque de pánico. ¿Significa esto que estás loco? Para nada en absoluto. Hay millones de personas que tienen problemas con la ansiedad y el padecimiento no discrimina por raza, religión o condición económica. Personas de todos los ámbitos de la vida experimentan este tipo de problemas de ansiedad – ¡incluyendo doctores!

No buscar ayuda es un error. La ansiedad no tratada puede conducir a problemas mentales, emocionales e incluso físicos más complejos. La ansiedad es una condición, no es una forma de vida y no tienes que vivir en ella. Existe tratamiento y cura que pueden ayudarte a aprender cómo vivir la vida con estos ataques. No tienen que derivar en algo más complicado de lo que puedes manejar.

Encontrar información sobre los ataques de ansiedad puede ayudar a la recuperación. Puedes tener una vida en donde el miedo no te domine. Puedes aprender cómo tener una respuesta normal al estrés. Los retos de la ansiedad no tienen que inhabilitarte. Puedes estar curado.

 Causas De Los Ataques de Ansiedad

Experimentar ataques de ansiedad provoca incluso más ansiedad ¿Lo sabías? Es porque hay mucha confusión en la sociedad e incluso entre algunos médicos acerca de qué es y qué no es la ansiedad.

Sentir ansiedad no significa que no eres normal. Cuando llegas a un punto en el que la ansiedad afecta tanto tu vida que no puedes hacer las cosas cotidianas, esto no significa que no seas normal. Lo que significa es que la ansiedad ha llegado a un nivel en el que hay que hacer algo al respecto. Significa que para volver a tu rutina diaria, vas a necesitar un poco de ayuda.

Muchas personas no buscan ayuda cuando se sienten abrumadas por esta sensación, debido el estigma asociado erróneamente. A veces la gente le teme a lo que no entiende. En el pasado en la década de 1800 a la epilepsia se le dio un calificativo que no era preciso, y lo mismo sucede hoy en día cuando se tienen personas y médicos que saben cómo tratar la ansiedad.

No hay una definición simple de la ansiedad. Llevado a un significado básico, la ansiedad representa preocupación. Las personas con ansiedad se preocupan igual que los demás. El problema es que se preocupan más de lo debido y no parece que puedan detenerse, por lo que necesitan ayuda. Algunas personas con ansiedad tienen problemas mentales, pero esto no significa que todo el que padezca ansiedad los tenga.

Se puede llegar a la raíz de las causas de los ataques de ansiedad analizando la manera en que las personas reaccionan. Si es una reacción exagerada -una sobrecarga emocional que desencadena la ansiedad. Los desencadenantes de la ansiedad pueden originarse por peligro físico, como haber estado en un accidente, presión financiera, problemas maritales o la pérdida de alguien querido – ya sea por muerte o separación.

Por lo general, cuando las personas experimentan estos sucesos en la vida, son capaces de lidiar con ellos, ponerlos en la perspectiva adecuada y seguir adelante. Los que sufren de una profunda ansiedad que no los deja tranquilos parece que no pueden dejar atrás algunos eventos.

Querer y no poder controlar la vida puede llevar a un ataque. Vivir con el miedo de “qué pasaría si” o “lo que podría pasar” puede generar ansiedad. Parte de la ansiedad se puede encontrar en los orígenes del miedo. El miedo es la preocupación por algo que no ha sucedido. Tenemos miedo de perder el empleo, la muerte, pagar las facturas, tememos problemas de salud, y la lista continúa. Pero sea el miedo real o no, para los que padecen de ansiedad, este es muy real.

Experimentar ataques de ansiedad hace que la vida de las personas se vea interrumpida, a veces hasta el punto de que no pueden continuar durante, o incluso todo un día. Para esas personas, aprender a controlar lo que pueden controlar y dejar lo que no pueden, es vital para ganar perspectiva. No tienes que lidiar con la ansiedad. Hay maneras de tratarla con éxito.

 

Facebook Comments
css.php