Sobrevivir a la tristeza: ¿Por qué no está bien construir una fortaleza?

Share on Facebook50Pin on Pinterest0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Email this to someone

sobrevivir la tristezaUn escritor famoso dijo que todo hombre tiene sus penas ocultas que el mundo no conoce. En efecto, la infelicidad parece ser una enfermedad que todos los seres humanos sufren, de una manera u otra. Sin embargo, es parte de la vida. Uno no puede ser realmente feliz sin sufrir los dolores de la tristeza. Mientras sentimos, podemos estar tristes, y podemos ser felices, es una lucha constante. La felicidad es una opción.

La clave para manejar las propias emociones es reconocer que está bien sentirse triste. Uno de los errores que la gente comete es el de suprimirlo o negarlo. Al igual que el dolor, exige sentir, y al igual que la felicidad, se debe expresar. Al no permitirte estar triste, la gente huye del problema, lo que prolonga la agonía. Por otra parte, algunas personas se aíslan y dejan que la miseria tome el control de sus vidas. Las cosas pueden ir en un espiral decadente desde ese momento, a menos que se acepte que estar triste sucede por una razón, y gestionarlo es la mejor opción.

Déjalo que suceda, pero sólo por un tiempo. Llora, si las lágrimas se presentan. Escucha canciones tristes, pero no demasiado. Escríbelo todo, o habla con un amigo. Lo importante es permitirte sentir, pero no disfrutes mucho de estas emociones. Al rodearte con emociones negativas, es como si se construyeras un muro de tristeza, en el que sólo la infelicidad puede pasar. Cuando la miseria sigue siendo alimentada, se genera un ciclo de dolor y desolación. Permitiendo que uno esté triste no debe ser parecido a saltar a un lugar oscuro, insondable, hoyo. En cambio, debería ser catártico. La catarsis es un mecanismo de defensa mediante el cual las personas tratan de purgarse de la pérdida, desesperación, impotencia y dolor. Todas las cosas llegan a su fin, y eso también te hace estar triste.

La tristeza puede tener sus raíces en una fuente u otra. Puede ser debido a la pérdida de un ser querido, o el final de una relación. A veces, la gente anhela la atención o la cercanía de otra persona, y algunas personas simplemente pierden su casa. Aun así, hay veces en las que uno simplemente se siente triste y solo, incluso estando en una gran habitación llena de gente. Las razones son tan variadas, así como lo son las personas y las circunstancias. Por lo tanto, cada persona debe buscar su propia cura. Hay eventos que son inevitables y sobre los cuales una persona no tiene el control: la muerte, el cáncer, cuando la otra persona se detiene o se niega a amar de nuevo. En estas situaciones, la depresión parece ser un recurso natural. Sin embargo, cómo estas situaciones definen las personas, está dentro de su control. Es importante recordar que cualquiera que sea el dolor y la ansiedad no estás aislado. Cuando uno sufre, sus seres queridos están directa o indirectamente afectados. Es importante tomar las riendas y mantener las propias emociones bajo control.

Lo importante es mantener la felicidad como una meta. Puede que no haya una cura simple, pero es importante no quedar atrapado en un limbo. Las cosas simples y rutinarias pueden parecer triviales, pero se ha visto que ayudan a muchos. Por ejemplo, salir a caminar, darte un baño largo, o limpiar la habitación de uno no sólo es productivo, sino también saludable para espantar las vibraciones negativas.

Por el contrario, hacer algo fuera de nuestra zona de confort también ha sido eficaz. Un cambio en nuestra vida no tiene que ser extremo y puede ser tan simple como volver a descubrir que perdiste un hobby, o tal vez comenzar uno nuevo: intenta descubrir nuevas recetas de cocina, empieza a tocar el piano, el solo disfrutarlo es un gran paso hacia el movimiento fuera de la rutina. Incluso el estilo de vida más sano podría ayudar: correr y una dieta renovadora obra grandes maravillas no sólo para el cuerpo sino para el estado de ánimo de una persona. Viajar, o tomar unas vacaciones no es para nada materialista si el objetivo final es un soplo de aire fresco y una experiencia inolvidable. Las cosas nuevas y nuevas experiencias no tienen por qué ser caras. Tener una buena risa durante un vídeo divertido en línea o encontrar un buen libro es casi inapreciable. La idea es seguir recordándote a ti mismo de que hay cosas buenas en la vida, y que no hay que dejar de continuar a causa de un bache en el camino.

Tener una lista de control o un diario es útil para esta situación. Hacer una lista de cosas por las cuales estar agradecido algunas veces, viendo todo en blanco y negro y escrito en un papel, es necesario para recordarles a las personas que hay cosas buenas en la vida que esperamos con interés. Mejor aún, sería genial ayudarles a los pobres y necesitados, como un acto de generosidad y gratitud por las cosas buenas que hemos tenido.

Es muy importante no eludir a la gente. De hecho, solo el tiempo para pensar las cosas es necesario, pero a veces, las personas solitarias necesitan un recordatorio de la calidez y el confort que la compañía humana puede dar. Sólo ve a casa y abraza tus padres o planificar una noche de fiesta con tus amigos puede dar resultados sorprendentes. Incluso uno puede sentarse en un café y hablar con la persona en la mesa de al lado, hay consuelo al desahogarse con un completo desconocido. Uno puede optar o no a hablar del peso de la tristeza. Lo crucial es bajar la guardia y dejar que la felicidad llegue.

Facebook Comments
css.php