Eficacia de la terapia cognitiva conductual para la depresión

La depresión es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes. Es la cuarta discapacidad en el mundo. De hecho, según la OMS o la Organización Mundial de la Salud, afecta a más de trescientos cincuenta millones de personas en todo el mundo. Casi el siete por ciento de los adultos en los Estados Unidos de América la desarrollan cada año. Para 2030, se prevé que sea la causa más importante de discapacidad en los países desarrollados.

Esta condición mental puede ocurrir tanto en hombres como en mujeres, independientemente de su edad, género y raza. Sin embargo, a pesar de que los antidepresivos fueron creados para el tratamiento de esta enfermedad, no todos los pacientes responden a estos. Afortunadamente, terapias de conversación o psicoterapia han demostrado ser eficaces en el alivio de sus síntomas melancólicos. La terapia cognitiva conductual, por ejemplo, ha demostrado ser una manera de cómo salir de la depresión.

Esta forma de psicoterapia fue desarrollada por Aaron Beck en la década de 1960 para reducir los síntomas de la depresión. En esta, los participantes trabajan con un psicólogo para cambiar positivamente sus sentimientos y pensamientos. Aceptan el hecho de que sus acciones afectan su razonamiento y emociones. El terapeuta ayuda a aprender estrategias y habilidades para cambiar el pensamiento negativo y ser capaz de hacer frente a su depresión.

¿Qué tan efectiva es la terapia cognitivo-conductual para la depresión y cómo funciona? Bueno, empieza con una evaluación mediante pruebas de diagnóstico con el fin de medir la intensidad de los síntomas de la depresión. Luego se presenta una lista con entre cinco y seis problemas al terapeuta y los pacientes que colaboran con él, para determinar cómo estarán al final de la terapia. La terapia cognitiva conductual tiene varias etapas.

La primera etapa utiliza una serie de técnicas de comportamiento, tales como respiración, con el fin de ayudar a los pacientes a determinar su capacidad para cambiar su experiencia de vida. Generalmente se necesita un mínimo de cinco sesiones para obtener las puntuaciones de depresión dentro del rango normal. Después sigue la segunda etapa, que identifica y desafía a los pensamientos automáticos negativos. Estos pensamientos pueden ser sobre no sentirse lo suficientemente bueno o de otro tema similar.

terapia cognitiva conductual ansiedadLa terapia cognitiva conductual generalmente se basa en dos tareas: activación conductual y reestructuración cognitiva. La primera involucra que los pacientes aprendan a superar ciertos obstáculos con el fin de participar en actividades que disfruten, mientras que la segunda relaciona a los pacientes y sus terapeutas trabajando juntos para cambiar los patrones de pensamiento. Esta terapia tiene su enfoque en el presente inmediato. Se trata de cómo y por qué una persona piensa, en vez de por qué esa persona piensa de cierta manera.

La terapia cognitiva conductual también se centra en algunos problemas. Durante las sesiones de grupo e individuales, el pensamiento del problema y los comportamientos problemáticos son determinados, tomados en prioridad, y atendidos de manera específica. También es objetivo orientado. A los pacientes que trabajan con terapeutas generalmente se les pide que expliquen sus metas para cada sesión. Se les pregunta sobre sus metas a corto plazo y largo plazo. Sin embargo, los objetivos a largo plazo pueden tomar varias semanas o incluso meses para lograse.

Además, la terapia cognitivo-conductual tiene un enfoque educativo. Los terapeutas hacen uso de experiencias estructuradas de aprendizaje para enseñar a los pacientes cómo monitorear y anotar los pensamientos negativos, así como imágenes mentales. Su objetivo es reconocer cómo estas ideas afectan el estado de ánimo, condición física y el comportamiento de los pacientes. También enseñan habilidades como la programación de experiencias divertidas y de resolución de problemas.

Además, la terapia cognitivo-conductual emplea múltiples estrategias como juegos de rol, descubrimiento guiado, experimentos de comportamiento, imaginario y el cuestionamiento socrático. Sin embargo, está limitada: los tratamientos suelen durar únicamente entre catorce y dieciséis semanas. No obstante, puede ser un tratamiento muy eficaz para los casos de depresión moderada y leve. Es especialmente beneficioso para los adolescentes y las personas que con frecuencia sufren recaídas después del tratamiento.

Básicamente, cualquier persona puede recibir esta forma de psicoterapia, incluso sin medicación. Numerosos estudios han mostrado que la terapia cognitivo-conductual es tan eficaz como los antidepresivos en el tratamiento de la depresión leve y moderada. Algunos estudios incluso han demostrado que la terapia cognitivo-conductual, cuando se le combina con antidepresivos, puede ser un tratamiento efectivo para la depresión más fuerte.

Dos de cada tres pacientes con depresión suelen ser tratados únicamente con medicamentos, pero aún hay algunos pacientes que experimentan síntomas persistentes incluso después de haber tomado medicamento. Estos pacientes pueden ser tratados con la terapia cognitivo-conductual. Generalmente se han visto resultados positivos en pacientes que combinan la terapia cognitivo-conductual con antidepresivos. Del mismo modo, se recomienda este tratamiento para tratar los ataques de pánico, ansiedad, fobias y trastornos de la alimentación.

Por esto mismo, a pesar de que muchas de las personas responden bien a este tipo de psicoterapia, los expertos señalan que de todas maneras no todo el mundo es apto para este tratamiento. Como sabes, no todos tienen las mismas perspectivas y actitudes. La terapia cognitivo conductual es ideal para las personas que están motivadas, tienen la capacidad de introspección, y tienen auto interno. Sin embargo, todavía se puede ofrecer a los pacientes con el fin de ayudarles a tratar su depresión.

Facebook Comments
css.php